Isla Cristina, 25 de junio de 2012

                                                      

Como se suele decir por estos lares, de casta le viene al galgo.

 

Para hacer referencia a un breve resumen de la historia de nuestra empresa, debemos decir que los cimientos de esta familia ya venían marcados por formar parte de un gremio perteneciente al mundo de la salazón. Desde que tenemos referencia, allá por los años cuarenta, comienzan las andaduras de nuestros abuelos en este sector, dos industriales salazoneros isleños: Fidel Columé García y Manuel Hernández Rubio.

Desde entonces, la zaga de salazoneros continúa, ya por la cuarta generación. En el camino, años de experiencias trasmitidas de padres a hijos, años de innovación, de actualizarse con los tiempos, de sobreponerse a momentos difíciles, pero siempre con un solo objetivo: el de no tirar la toalla, el de seguir adelante contra viento y marea con la continua apuesta por mantener nuestro apellido en la historia de esta bella tradición artesanal, por la que tanto lucharon nuestros antepasados, que tanto empeño y trabajo le pusieron a lo largo de sus vidas.

Después de este breve preámbulo, para comenzar con la historia de nuestra empresa, debemos hacer referencia a la figura de una persona que dedicó toda una vida al mundo de la salazón y el pescado: MI PADRE, Fidel Columé Millán, su fundador y artífice. Su trayectoria laboral comienza a mediados de los años cincuenta, a temprana edad, formando parte del negocio familiar, cuando corrían los tiempos de los galeones; hubo una época en que las sardinas llegaron a escasear en nuestras costas, y mientras que algunos salazoneros marcharon a Galicia, él marcharía junto con los suyos hacia Barbate para continuar con el negocio de la salazón y la harina de pescado. Tuvo claro que aquella marcha no sería definitiva, solo temporal, y cuando pudo volver a su añorada y querida Isla Cristina, aprovechando la abundancia de pesca de sardinas de los barcos de Agadir, regresó a su fábrica del muelle, donde con trabajo y tesón pudo disfrutar de la época dorada de las sardinas estibadas.

A principios de los setenta, junto con la mayoría de los salazoneros isleños, su negocio pasó a formar parte de una nueva sociedad llamada Unión de Salazoneros Isleños; como socio y director de ventas, mantuvo en ella su andadura hasta finales de los ochenta, para, a partir de esa fecha, retomar el rumbo de su negocio en solitario. En el marco de esos años, sus quehaceres más reseñables fueron como armador de barcos de pesca de cerco de bajura, como propietario y presidente de explotaciones de sal marina y como socio y presidente de ANUSA, (Almadraba Nueva Umbría, S. A.), entre otros. En general, se le podría definir con el apelativo de «hombre de negocios».

EL HOMBRE CUYA VIDA HA SIDO LA SALAZÓN DE SARDINAS: A VECES ALGUNAS MAÑANAS NOS CUENTA QUE SIGUE SOÑANDO CON AQUELLOS BARCOS CARGADOS DE BOTAS DE SARDINAS LLEGANDO A PUERTO Y PILAS LLENAS DE SARDINAS SALADAS.

Posteriormente, ya a principios de los noventa, coincidiendo con la incorporación de sus hijos, la tercera generación de salazoneros, nació la actual Pescatún Isleña, S. L., una empresa que se ha ido consolidando en el tiempo y que ya sobrepasa los 25 años de edad, la cual comercializa y ofrece a su fiel clientela sus productos más selectos bajo la marca Ficolumé y Almadraba Nueva Umbría. Hoy en día en su ámbito laboral cuenta con la cuarta incorporación generacional. Asimismo pasó de manipular unos quinientos mil kilos de atún para mojama a principios del año 2000 a más de un  millón de kilos en el año 2016 gracias a la puesta en marcha, de nuevas y modernas instalaciones nos permitió ampliar la  producción cumpliendo con la últimas exigencias sanitarias a nivel europeo e incorporando nuevos productos elaborados.

 

 

 

                                              Manuel Columé Hernández                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

                                       Administrador. PESCATÚN ISLEÑA, S. L.